Rejuvenece la tez de tus clientes con las proteínas de la seda natural que contiene este voluptuoso tratamiento de Silk. El activador que lo acompaña disuelve las fibras de seda para reforzar la cohesión cutánea y conseguir de inmediato un cutis más firme, terso y de aspecto más joven.

Volumen 300 ml
Número de Pedido CHR177

Utilizar aproximadamente una lámina de fibras por tratamiento. Cortar la lámina en trozos pequeños y aplicarlos formando una capa única sobre la mascarilla de crema del paso anterior. Con el pincel-abanico Christina aplicar el activador sobre Silk Fiber. Masajear suavemente la zona tratada hasta que las fibras se disuelvan y penetren en la piel por completo. Realizar el masaje cutáneo que mejor se adapte al tipo de piel del cliente.